Guía básica para un tracker

Preliminar


Comencé a usar trackers hace más de quince años y me siguen gustando tanto o más que el primer día. Escribo este tutorial por si puede ayudar a alguien que quiera conocerlos. He intentado no entrar demasiado en aspectos técnicos para no hacer un texto demasiado largo. También he intentado no utilizar anglicismos en la medida de lo posible, aunque son casi inevitables. Para los que sepan algo o tengan algo de experiencia se les quedará corto, pero creo que puede venir bien para aquellos que nunca lo han tocado.

Intentaré ir completando poco a poco este tutorial para ir dando detalles en mayor profundidad, añadir capturas de pantalla, ejemplos, etc.

Introducción

Los trackers son un paradigma particular en el mundo del software orientado a hacer música. ¿Qué quiere decir esto? Pues que son una forma especial de plantear el proceso creativo musical, en cuanto a interfaz y flujo de trabajo. A pesar de nacer hace bastante tiempo, allá por los años ochenta, siguen teniendo muchas aplicaciones prácticas tanto para el mundo profesional, como para el amateur.

Hay gente que dirá: “¡Oh trackers! ¡Todo va en hexadecimal! ¡Va de arriba a abajo en vez de izquierda a derecha! ¡Tu cerebro no lo soportará! ¡Son herramientas marginales del pasado!”. Ante esos mensajes, mi argumento para animarte a aprenderlos es que “todas las herramientas son potencialmente útiles”.

En este tutorial, voy a intentar dar una serie de claves para suavizar la curva de aprendizaje de cara a aprender a manejar este tipo de herramientas. Tanto si estás acostumbrado a utilizar otros programas de música, como si no tienes ningún tipo de experiencia previa con la informática musical, es cierto que los trackers requieren un poco de esfuerzo al principio, porque visualmente pueden parecer un poco áridos, pero una vez tengas claro cómo funcionan, tu cerebro y tu ordenador funcionarán como si fueran uno solo.

Un tracker es una sala de conciertos donde la orquesta es del tamaño que tú quieras, sobre la que tienes el más completo control. La orquesta tocará la música que tú le digas con todos los matices que tú le hagas llegar. Puedes hacer música para comunicar tu interior y el mundo exterior, para soltar energía, para crear pequeños tesoros que sólo tú escuches o para intentar llenar estadios. El límite desde luego, no te lo va a imponer utilizar un programa u otro.

¿Por qué debería aprender a utilizar un tracker?”. Hay muchas posibles respuestas a esta pregunta. Si quieres hacer música para sistemas retro (consolas u ordenadores), es muy normal que tengas que enfrentarte al manejo de un tracker. Si vas a hacer la música para un juego, es bastante usual que te pidan el material en este tipo de formatos. Los trackers son programas normalmente muy eficientes y que requieren muy pocos recursos para funcionar, los hay en todas las plataformas (Windows, MacOS, Linux, AmigaOS, MS-DOS, etc.) y por si fuera poco, la gran mayoría son gratuitos.

Una de las mayores virtudes de los trackers, es que son increíblemente didácticos. Permiten compartir no sólo la música que hagas, sino el fichero fuente, con toda la información necesaria para replicar la música que suena. Cuando compartes tus módulos y otra gente puede ver cómo es tu música por dentro, les estás dando pistas sobre cómo funciona tu cerebro musicalmente y les das la oportunidad de aprender cosas que sabes y ellos no. De la misma forma, curioseando módulos ajenos, puedes aprender muchísimas cosas que llevar a tu propia música. ¿No es este planteamiento tan “viejo”, el siguiente paso de honestidad que deberían seguir todos aquellos que defienden las licencias libres de distribución y usufructo musical?

En este tutorial, me he centrado en utilizar el que para mi es el más potente de los trackers gratuitos: OpenMPT. OpenMPT es para Windows (aunque funciona bastante bien en WINE), está bien documentado, es actualizado con gran frecuencia y tiene una gran compatibilidad con diversos formatos. Su instalación es muy sencilla y puede descargarse directamente en su sitio web oficial. Una vez conozcamos cómo funciona y asentemos bien una base, nos será mucho más fácil aprender a utilizar cualquier tracker.

¿Cómo funciona un tracker?

Los archivos musicales que utilizan los trackers son llamados genéricamente "módulos" (modules). Un módulo  contiene un conjunto de sonidos y un conjunto de órdenes sobre cómo reproducir esos sonidos. En los trackers que operan directamente sobre un generador de sonido (Vortex Tracker, Adlib Tracker II, etc.), no se incluyen sonidos directamente, sino instrucciones y parámetros estándar que operan sobre el sintetizador.

Tema musical ("módulo"):
  • contiene muestras (samples) / instrumentos (instruments) y
  • contiene datos de interpretación (patterns)

Los sonidos son llamados muestras (samples) y pueden ser de diversa calidad. Pueden ser grabaciones de instrumentos de percusión, acústicos, sintéticos, voces, efectos de sonido, etc. En la calidad de las muestras utilizadas radicará en gran parte el resultado final de nuestro proceso creativo. A mayor calidad, mayor tamaño en disco tendrá nuestro módulo.

Los instrumentos (instruments) son una forma de organizar y utilizar las muestras aplicando envolventes, parámetros especiales de mezcla, haciendo diferentes combinaciones, etc.

Los patrones (patterns) son páginas de notación musical. En ellos escribimos las secuencias de notas que queremos que conformen nuestra pieza musical: melodías, secuencias de bajo, ritmos, etc. En los trackers se utiliza casi sin excepción el sistema de notación "americano", en el que cada nota está representada por una letra del abecedario acompañada de un número que representa la octava.


Por ejemplo:
  • C, D, E, F, G, A, B representa Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si
  • C# representa Do sostenido
  • C-3 y F#5 representa Do en la octava 3 y Fa sostenido en la octava 5 respectivamente.
Más información sobre:


¡Nuestro primer tema!


Dice el refrán que "a andar se aprende andando", así que para aprender a manejar el programa, qué mejor que seguir una serie de pasos que ilustren de manera secuencial todo el proceso. Realmente todos estos pasos no se hacen secuencialmente, sino que se va haciendo todo un poco a la vez, pero lo expondré de esta forma para que se entienda mejor.

Lo primero que hemos de hacer es abrir OpenMPT y en el menú superior seleccionar File > New > IT. Esto creará un módulo tipo IT (impulse tracker) vacío. En este momento vamos a pararnos un poco a estudiar la interfaz. Ahora mismo tenemos:
  1. un navegador lateral a la izquierda de la pantalla que nos permitirá organizar material en nuestro proyecto y que no vamos a tocar en este tutorial,
  2. una sección con cinco pestañas que ocupa la mayor parte de la pantalla, que será donde de verdad vamos a trabajar.
Cinco pestañas principales
Estas cinco pestañas son "General", "Patterns", "Samples", "Instruments" y "Comments". Vamos a ver para qué sirven rápidamente:
  • En la pestaña "General", vamos a poder ajustar el tempo base del módulo, la velocidad de reproducción, niveles de mezcla y panorama, etc. Contiene parámetros que afectan a todo el módulo, valores globales que pueden ser cambiados más adelante.
  • En la pestaña "Patterns" será donde escribamos la música. Si exploras esta pestaña, verás que hay una parte superior, donde podemos organizar patrones y seleccionar instrumentos, y una parte inferior organizada en columnas verticales llamadas "canales", que es donde iremos introduciendo las notas.
  • En la pestaña "Samples" cargaremos y editaremos los sonidos que necesitemos para hacer nuestra música. Es un editor muy básico, pero muy potente. Permite hacer normalizaciones, amplificaciones, bucles, etc.
  • En la pestaña "Instruments" podemos dar muchísimos más detalles sobre cómo queremos que el motor del tracker reproduzca los samples: envolventes de volumen, de filtro, de panorama, etc. En este tutorial, al ser para principantes, no explicaré las opciones planteadas por los instrumentos.
  • La última pestaña "Comments", permite escribir en texto plano lo que queramos. Tradicionalmente, este espacio se ha utilizado para escribir mensajes relativos al tema, saludos a colegas, datos de contacto, etc.
Abordemos ahora la secuencia de pasos prometida.

Paso 1: el sonido y las muestras

Un buen punto de partida puede ser qué tipo de música queremos hacer (chiptune, techno, hip-hop, etc.). En función de esta decisión, tendremos que escoger una serie de sonidos que podamos utilizar convincentemente en nuestro módulo.

Mi punto de partida, aunque sea tirar tierra sobre mi propio tejado, suele ser un poco rígido. Imagino los elementos que van a sonar de la forma más estructurada que se me ocurre. Normalmente pienso en percusión, bajo, acordes, melodía y un instrumento complementario auxiliar para florituras. Cubriendo con sonidos básicos esos cinco elementos, ya puedo empezar a escribir música.

Pero, ¿dónde conseguir muestras? Hoy en día es súpersencillo conseguir paquetes de sonidos. Hay muchos sitios donde se pueden descargar legamente. He aquí algunos ejemplos:
Con cualquier búsqueda tipo "free instrument samples" en tu buscador de internet favorito, puedes encontrar cientos de páginas con material. Merece la pena buscar los sonidos que quieres tener exactamente en tu tema, así que no te extrañe si tardas algún tiempo en hacerte una librería propia decente.

Una práctica extendida en la comunidad tracker es el rip de muestras. Básicamente, es guardar muestras de otros módulos que hayas conseguido y reutilizarlas en tus propias creaciones. Durante mucho tiempo, esto estuvo mal visto, pero lo cierto es que todo el mundo lo hacía. La cuestión es reutilizar creativamente y, a ser posible, acreditando la fuente original.

Si prefieres hacerte tus propios sonidos mediante grabaciones con microfonía, sintetizadores u otros instrumentos, por supuesto puedes hacerlo. La única limitación es que el formato de archivo de audio pueda ser cargado por OpenMPT.

Pestaña "sample"
Pincha en la pestaña “Samples” y carga una muestra haciendo clic sobre la carpeta semiabierta que aparece (“Import sample”). Navega por el disco duro y selecciona la muestra que desees cargar. Una vez hayas aceptado, podrás “tocar música” con el teclado de tu ordenador mientras estés en esa pestaña. Puedes configurar el teclado en View > Setup > Pestaña Keyboard > Import Keys. Mi mapa de teclado favorito es “es-LA_it-mpt_jmkz.mkb”, que lo divide en dos octavas y media: de “Z” a “,” la baja y de “Q” a “P”. Las notas con alteraciones (sostenido) se encuentran en la fila de teclas de la “A” y del “1” para octava baja y alta respectivamente.

Para cargar la siguiente muestra, hay que pulsar sobre el icono de documento que está a la izquierda de la carpeta semiabierta que utilizamos en el paso anterior (“New sample”) y repetir el proceso descrito anteriomente. Podemos repetir este proceso hasta que tengamos en memoria todos los sonidos que necesitemos.

Para sustituir un sonido por otro, podemos abrir una muestra encima de una ya existente. Para cambiar entre una muestra y otra sólo tendremos que cambiar el número del contador junto a “Sample”.

Paso 2: escribamos un patrón

Al hacer clic sobre la pestaña “Patterns”, tenemos que identificar los siguientes elementos:
  • una barra de reproducción típica (asegúrate de que REC esté pulsado),,
  • un campo de selección de instrumento (por defecto aparecerá “No Instrument”),
  • unos recuadros en blanco, con el primer hueco relleno por un “0”, que es el secuenciador de patrones y
  • un patrón en blanco abajo del todo dividido en columnas llamadas “canales”.
Ya podemos seleccionar el instrumento que queramos en su selector y empezar a escribir notas directamente con el teclado en el patrón de abajo. Ten presente que para escribir la nota C, no tienes que pulsar la letra “C” de tu teclado, sino la correspondiente al mapa que has seleccionado en el paso anterior. Para subir y bajar de octava puedes utilizar las teclas “/” y “*” del numpad.

Lo que vayas escribiendo tendrá el siguiente formato: “C-5 01 64 …”, que se interpreta así:
  • C es “Do”
  • 5 es la quinta octava
  • “01” es el número de muestra que estás utilizando
  • “64” es el volumen por defecto al que se reproducirá esa nota
  • “...” es un espacio en el que introducir comandos / efectos. Puedes curiosear los diferentes tipos de efecto disponible al hacer doble clic sobre estos puntos.
El desplazamiento (scroll) de lectura es de arriba a abajo. Las notas que estén en la misma fila (están numeradas a la izquierda) sonarán a la vez. Cuando en un canal suenan notas sucesivas, las nuevas cortan a las anteriores. Puedes observar que por defecto, vienen filas resaltadas en un color un poco más oscuro, para indicar una guía primigenia de ritmo 4x4. Los patrones por defecto son de 64 filas (4 compases de 16 filas cada uno), si bien su longitud puede cambiarse a voluntad.



Cada patrón está identificado por un número. Puedes añadir nuevos patrones pinchando en el icono “Insert pattern”. En el secuenciador de patrones puedes introducir directamente los números de patrón según el orden en el que quieres que se reproduzcan.

Es muy importante ir memorizando los diferentes atajos de teclado que ofrece el editor de patrones, porque gracias a ellos vamos a poder llegar a trabajar realmente rápido. Con el botón derecho del ratón vamos a ver directamente opciones muy útiles, como todas las relativas al portapapeles, transporte, interpolación de parámetros, etc.

Podemos ir reproduciendo nuestra obra con la barra de arriba anteriormente mencionada… Y entonces viene lo más difícil.

Paso 3: escuchemos y planteemos cómo avanzar

Lo más normal es que nuestros primeros intentos dejen bastante que desear. En File > Export as lossless podemos exportar nuestra pista a un formato adecuado para escucharlo detenidamente en cualquier parte (.wav, .flac, etc.). Aquí llega el momento donde la mayoría de la gente empieza a perderse y/o a abandonar.

En este momento de incertidumbre es esencial buscar música en formato tracker que te guste. Para ello recomiendo dar una vuelta por sitios como modarchive o en el ftp de scene.org y bajar todo tipo de música, indagar en cómo está organizada, silenciar canales para ver qué se cuece en cada uno, ver qué tipo de muestras se han utilizado, estructuras, trucos, etc.

Algunos autores por los que empezaría: radix, 4-mat, awesome, beek, basehead, nagz, virt, loonie y un larguísimo etcétera :)